Hola, mundo.

logotipo-copia2

   Hola buenas gentes de este adorable planeta. Como veis, os saludo de nuevo aunque desde otro lugar. En este caso lo hago desde mi nueva bitácora autobiográfica, “Entre cámaras y desnudos”. A los que no me conocéis, os diré que mi nombre es Sergio Amado, artista visual y más concretamente fotógrafo de desnudo artístico. La idea de desSergio Amadoarrollar este nuevo sitio, surge por dos motivos: el primero porque posiblemente  a algunos de los que hayáis leído ya mi biografía, quizá os  gustaría saber más en profundidad. Y el segundo porque conociéndome mejor, comprenderéis mejor mi obra. Y bueno, para los que no me conocéis aún, pues tengo la oportunidad de presentarme. Me gusta estar cerca de las gentes, así que está escrita, como podréis comprobar, de tú a tú. En el menú de epígrafes veréis cada una de las etapas de mi vida en orden cronológico. Espero que el tiempo que paséis en este lugar, os resulte agradable.

ESTE SITIO SE VA CONSTRUYENDO POCO A POCO Y PUESTO QUE ES UNA BIOGRAFÍA, NUNCA DEJARÁ DE CRECER. OS AGRADEZCO VUESTRA COMPRENSIÓN Y PACIENCIA.

Anecdotario.

   MI PRIMER REPORTAJE FOTOGRÁFICO.

   Corría no recuerdo qué año de mis principios en fotografía, cuando una insensata pero amable y confiada persona,  requirió mis servicios  para plasmar en imágenes la fiesta de cumpleaños de uno de sus hijos. Iba ha ser mi primer reportaje fotográfico.

   Yo en aquel momento tan solo disponía de una Zenith-E, cámara réflex absolutamente manual, una óptica de 55 mm. y un flash también manual, un equipo rudimentario ya en aquel momento pero muy adecuado para instruirse en el arte de la fotografía. Sí, adecuado para instruirse, pero para hacer un reportaje… la cuestión es que era mi primera oportunidad de hacer un reportaje y de ningún modo podía desaprovecharla.

   Con aquel equipo y la experiencia con la que contaba, tenía que enfocar la imagen, comprobar en el anillo de enfoque la distancia hasta el sujeto enfocado y ajustar el flash, que siendo manual descargaba su potencia lumínica al máximo en cada disparo, a la distancia que marcaba el telémetro. Es decir cada toma suponía una pequeña eternidad.

   Llegó el día del reportaje y acudí a la hora prevista, al lugar de la celebración. Apenas entré, observé con pánico una auténtica marabunta de niños—a mí me parecieron dos—,  que corrían de un lado a otro en todas direcciones, embistiendo todo lo que encontraban a su paso. Comencé a sudar. Tras un espacio de tiempo que a mí me parecieron horas, alguien  acercó hasta la mesa  como pudo, en un acto casi heróico, la tarta de cumpleaños del susodicho. Y ahí comenzó mi verdadero Vía Crucis.

   Intenté dar comienzo a la realización de las fotografías, pero sentía en mis propias carnes como aquella amalgama de personitas, que se agolpaban junto a mí sin apenas sitio para ubicarse, empujaban mis piernas de un lado a otro haciéndo complicada mi estabilidad. Y entre tanto intentando enfocar, controlar la distancia de enfoque, etc…

   Inexperto de mí, conseguí como pude una silla para subirme en ella y  librame de aquel agobio. Pero claro, ahora aquel amasijo de niños eufóricos casi fuera de sí,  seguían empujando la silla y yo intentaba mantener la verticalidad sobre ella, lo cual resultaba una empresa verdaderamente difícil. El espectáculo era dantesco.

   Sí, prácticamente en una pista americana de la legión o quizá en un simulador de vuelo, en pleno ataque de cazas, conseguí hacer las fotografías, pero cual fué mi sorpresa, cuando al revelar el negativo, comprobe que no había salido ni una fotografía. ¿Tan solo cuestión de inexperiencia?

___________

Sergio Amado. La galería.

Published in: on 14 junio 2009 at 03:03  Dejar un comentario  
Tags: , , , ,